Nada personal

Rojo sangre, rosa, carmín. Rosa tatuada en un hombro blanquísimo, rosa con espinas entre las que se debate un cuerpo entre la vida y la muerte.
 
Carmín de labios gruesos, inexpresivos. Labios que apenas quince minutos antes provocaban un beso, una sonrisa, una noche de placer, y sin embargo…

Sangre que recorre unos dedos pálidos, que surge a borbotones de tres heridas de bala en el pecho del hombre que yace en el suelo.

Ella la recoge desde el borde de una de las lesiones como si nunca antes la hubiese visto, pero en sus ojos negros no hay expresión, tan solo la observa gotear desde la punta de los dedos e impactar en el rostro del hombre.
Indiferente, juega con el líquido bermejo a la espera de que la muerte quiera llegar.
“No es nada personal” La voz de la chica responde a la pregunta muda que lanza el futuro cadáver, rebota en las paredes del oscuro callejón que los envuelve y la hace irreal a los oídos que pronto dejarán de cumplir su función “Si no hiciese tanto frío, ya estarías muerto. Siento que haya tenido que ser aquí”
El crujido del cuero del abrigo al inclinarse sobre él es lo último que el hombre puede oír, su cara pálida enmarcada por cabello negro, lo último que ve.
“Sabes que en el fondo, ha sido culpa tuya. Ya sabes quien te envía sus saludos”

Cuando el postrero suspiro es exhalado, ella se limpia en los pantalones del cuerpo antes de cerrar los ojos inertes y colocar dos monedas antiguas, desaparece de escena, haciendo resonar sus tacones en la calle empedrada.
Cuando el trabajo está terminado, ya no hay más que hacer.

Sus manos

Abrí los ojos despacio. No sabía cuanto tiempo había dormido, en realidad daba igual. Él seguía allí, frente a mí, pero no se iba a despertar nunca más.
Debía de faltar poco para que viniesen a llevarse el cuerpo al crematorio, aunque sabía que tardasen lo que tardasen, iba a ser demasiado poco.

Tenía que despedirme, para siempre. Me levanté despacio, y con los dedos apenas acaricié su rostro, que siempre había sido amable, que siempre escondía una sonrisa para mí.
Pero ahora, frío, y seguramente azulado bajo la capa de maquillaje, estaba inmóvil y agarrotado, y pensé que fue una lástima que no se le quedase con la expresión que solía tener.
Me agarré a sus manos, grandes y encallecidas, honestas y fuertes como él. Cansadas de trabajar doce horas al día para sacarnos adelante y que nunca faltase el plato de comida en una mesa, pequeña y vieja, pero una mesa dentro de una casa, que pagó con el sudor de su frente, con el cansancio de aquellas manos que, hasta hacía dos días, aún encontraban un hueco de piel sensible para notar mi cabello cuando lo acariciaba.
Aquellas manos que, de pequeña, se negaban a descansar hasta que me había arropado, y de mayor, se aseguraban que seguía caliente en mi cama, pensando que no me daba cuenta.
Dicen que fue rápido. Dicen que el andamio se derrumbó, que esas manos agotadas y ya viejas no aguantaron su peso, que se soltó de la barra de mala muerte de la que se había quedado colgando.
Dicen que la culpa fue del presupuesto, que el arnés no estaba en condiciones. También hay quien lo niega, claro, los de siempre.
Pero en ese momento, todo eso me da igual. Me aferré a sus manos heladas mientras oía los sollozos de mi madre, que se acercaba con los que se lo tienen que llevar. Ella siempre fue más fuerte que yo.  Me aferré a ellas, y volví a sentirme como una niña de diez años perdida en un centro comercial.
Las vi alejarse cruzadas en su pecho, a la vieja usanza, y me volví a dormir allí mismo, sin ganas de decirle adiós.

El ángel

“Los pasos sobre la acera se hacían cada vez más pesados. Casi me arrastraba por los adoquines, cansada de caminar, cansada de respirar.
 
Lo recuerdo muy bien, como recuerdo a cada uno de ellos. Un puñado de ojos vidriosos, sin vida, con la última duda grabada en sus pupilas, como si no pudiesen creer que fuesen a morir.

Pero sí, así era. Eso es lo que debía pasar.

 Todos merecemos morir por algo, y yo soy el ángel que reparte justicia.

También yo moriré algún día, pero no antes de terminar mi misión en esta tierra de desolación e iniquidad, no sin antes dar su merecido a aquello que hacen daño a sus semejantes.

Aunque a veces es cansado.

Le tenía delante, y no podía alcanzarlo. En esos momentos, sólo la rabia te impulsa a seguir.

El tacón de las botas fue marcando el ascenso del ritmo de mis pasos, y al fin, mi mano se posó en su hombro.

-Disculpe, caballero, creo que esto es suyo.

Él se giró desconcertado, sin saber muy bien de lo que hablaba.
 
Le enseñé la fotografía de una niña de diez años, de cabellos oscuros y mirada triste que él reconoció en el acto.

Reconoció a la pequeña que había ahogado con un cojín mientras dormía, después de asesinar a su madre, a su esposa, a su propia esposa.

No le dí tiempo a reaccionar, por supuesto.
Dicen que estoy loca, pero nunca me han tachado de tonta.
Para hacer mi trabajo, para llevar a cabo mi misión, no me puedo permitir el lujo de serlo.

El destello plateado de mi daga brilló un momento a la luz de una farola antes de clavarse en su costado. Ningún punto vital, claro, si no, el asunto perdería gracia.

Ya que tengo que hacerlo, al menos que sea divertido.

-Ssshhh- Mi dedo se posó en sus labios, que tartamudeaban algo incomprensible, intentando aún entender qué estaba sucediendo.- Tenemos que hablar. Y creo que es bueno decirte que tengo unas cuantas más de esas en el abrigo, así que te vas a portar muy bien y no vas a gritar.

El hombre asintió con la cabeza. Le ayudé a ponerse en pié y nos movimos hasta un callejón cercano, oscuro y sucio como su alma.

Me pareció de justicia que muriese allí, entre suciedad y ratas. Era lo menos que se merecía.

– La has reconocido, ¿verdad? – Él afirmó, incapaz de pronunciar palabra, asustado y confundido- No voy a darte una larga explicación, ni a filosofar sobre el bien y el mal. Sólo tienes que saber que vas a morir, y que voy a ser yo quien te mate. ¿Lo has entendido?

Intentó levantarse, intentó defenderse, por supuesto. Todos lo hacen.

Una descarga eléctrica y todo intento de zafarse de la justicia termina. No hay torre que no caiga, por muy alta que sea…”
El comisario paró la grabación en ese momento, y se detuvo a observar muy cerca de la pantalla a la chica que le había enviado la cinta.
 
Era muy joven, apenas veinte o veinticinco años, de cabello negro, de piel blanca. Era la misma que le había enviado todas las demás películas, grabadas siempre en el mismo lugar, un almacén acondicionado para vivir, sin llegar a ser un hogar.
 
Era valiente, y estaba loca, o tal vez fuese incluso peor que eso, parecía estar convencida de que hacía justicia.

Contaba sus hazañas como si estuviese narrando una historia ficticia, pero los hechos demostraban que era muy capaz de llevarlas a cabo.

Muy en el fondo, aunque lo negase, no pensaba que estuviese mal lo que hacía esa mujer, pero no podía dejar que siguiese llenando de sangre los callejones de la ciudad, aunque fuese sangre culpable.

Él mismo se personó en el lugar del crimen cuando dieron el aviso. Un hombre blanco, de unos cuarenta años, muerto en un callejón.

En todo el callejón.

De hecho, no había lugar en ese pedazo de ciudad que no estuviese impregnado de sangre, vísceras o algún miembro de aquel… Cabrón. Sí, lo era, que alguien muera no le exime de seguir siendo lo que fue en vida.

Se acercó un poco más a la pantalla, y de nuevo le dio la impresión de que era una chica frágil y asustada, y de que nada la detendría.

El ángel justiciero, vestido de negro.

Si no la detenía, llegaría a ser una heroína para la gente, si la detenía, estaría cumpliendo con un deber que no le gustaba.

Levantó cansinamente el teléfono y la miró por última vez, detenida en el televisor.
“ Lo siento, niña” murmuró “No eres mejor que ellos”

-Departamento forense- Una voz conocida le habló por el auricular.

-Soy yo. ¿Alguna pista del ángel?

El camino a ninguna parte

El camino a ninguna parte. Subo, bajo, te busco y sólo encuentro mi propio reflejo. ¿Hacia donde tengo que ir? Necesitaría que estuvieses aquí cuando te preciso, pero eso sólo ocurrió una vez.

¿Dónde estás? ¿Qué te hice? Tan sólo el recuerdo de tus palabras frías y distantes ya hace daño. ¿Por qué no puedo simplemente ignorarte?

Sólo una vez, quizás durante un tiempo, pero en realidad nunca estuviste. Es como un sueño,  un mundo irreal reflejado en un espejo.

Lo peor es que ya no te necesito, ahora sólo te quiero, pero aún no sé para qué. 
Detesto recordarte sonriéndome,  detesto recordar tu olor, el color de tus ojos. No quiero volver a escuchar tus palabras de ánimo, aunque daría mi reino imaginario por volver a olerte, a mirarte a los ojos, a escuchar tu voz.
 Una vez más, la contradicción.

Soy fuerte, puedo hacer lo que quiera hacer, y puedo hacerlo mejor que nadie, todo eso ya lo sé. Sólo que ahora mismo estoy perdida en una sala de espejos donde se refleja tu imagen y la mía, y te echo de menos.

Parece que estás, pero yo sé que no es así, nos separamos en algún momento, y me acabo de dar cuenta de que sólo parece que sigues a mi lado, de que el calor y el ímpetu siguen ahí, pero sólo permanecen gracias a tu recuerdo.
 
El camino a ninguna parte. Subo, bajo, ya no quiero buscarte, ya no quiero espejos que reflejen realidades ideales. Quiero que estés aquí, que me ayudes, a pesar de mi fortaleza.

 Necesito acostumbrar el corazón a tu ausencia si no vas a volver, necesito encontrar el fin del camino.

Rojo, pasión, carmín

   

La canción que nunca se bailó, la cabeza que nunca se reclinó en un hombro reconfortante, cálido. El beso que nunca se dió aún flota en el aire entre las últimas notas agonizantes que se elevan, que se pierden en lo que no fué, en lo que podría haber sido.

Las miradas que casi se cruzan se siguen buscando mientras el carmín permanece estático en unos gruesos labios que no sonríen, que no se percatan de la alegría que podrían haber destilado, del  sudor del que se podrían haber empapado, de los gemidos que habrían salido por ellos,  que se quedaron atascados allí donde el placer no se produjo, y tan sólo una vaga sensación de vacío indica que algo va mal cuando  se cruza con él sin mirarle, mientras se aleja lo suficiente como para dejar escapar definitivamente la canción.

Después, a solas frente al espejo, la boca se limpia de los efluvios que nunca contuvo, el cuerpo se encoge bajo la ducha echando de menos algo, no se sabe si lo que necesita o lo que quiere, a sabiendas de que una noche más no es el elegido para danzar entre sábanas de seda y velas encendidas como en una película, aunque podría…

Más tarde, aún con los labios rojos, los párpados se cierran en busca de realidades que no se han dado, la piel yace anhelante de otra piel que tendría que haber estado allí, y el carmín en el estuche de maquillaje echa en falta un cuello donde haber dejado su huella.

Una madrugada más, se acurrucan dos fantasmas que nunca se encontraron, a la espera de una nueva oportunidad.