Sobre facebook y similares

Odio esto. La calma tensa, el saber que te estás equivocando a cada paso… ¿Y qué? En realidad no es tan terrible, ¿no?.
Nadie va a perder la vida por ello.
El mundo sigue girando, sigue el puto cambio climático, el sol sale y se pone y sigue dando más calor del que necesitamos, pero yo sigo con mi patética visión de una vida que, supongo en un alarde de arrogancia extrema, le importa a mucha gente.
¿A cuanta gente? ¿Importa eso?
Si, ahora me vendrán, en el mejor de los casos, diciendo “a mi me importas”.
Bien, gracias.
Entonces, ¿Por qué tengo que estar escribiendo esto en una maldita página de internet, o en una red social, o lo que diablos sea esto?
Llevo unos dias con algo en la cabeza, algo que creí que pasó, algo que mas bien percibí, y que no puedo contar.
No, ni siquiera aqui.
Es a eso a lo que me refiero. Tantos besos, tantas sonrisas mandadas a veinte supuestos amigos.
¡Por favor! Seamos serios.
¿A cuantas de esas personas puedo considerar como tal? ¿A cuantas de esas personas le puedo contar aquello, o lo que sea?
¿Cuantas de estas personas han estado cuando han hecho falta de veras? Y me refiero a los que conozco de años, que tambien los hay por aqui sueltos. A los de reciente adquisición aún no puedo echarles nada en cara, y espero no tener que hacerlo nunca.
Aún no he perdido del todo la confianza en la raza humana.
No, no voy a dar de baja mi cuenta, ni voy a borrar a nadie. Lo último que quisiera es ofender, o perjudicar a los “honrados” empresarios que sacan sus encuestas y datos del todopoderoso facebook.
De algo tienen que comer, y pagar sus facturas, digo yo.
Lo único que quiero dejar claro es que este mundo ideal de abrazos y test que te confirman lo maravilloso que eres no me engaña ni por un momento.
Es divertido, pero no es real.
En fin, ya he vomitado algo de lo que llevo dentro, y lo mas gracioso es que lo he hecho en un lugar público, y lo más gracioso aún es que le voy a dar salida.
¿Por qué? ¿Acaso quiero una avalancha de besos, abrazos, sonrisas y palmaditas en la espalda? No, eso no es un baremo fiable de amistad, eso no lo hacen los amigos.
No se esperan a leerlo en un pseudoblog… Al menos, quiero pensar que no lo hacen.
Tampoco espero que vengan en avalancha.
¿Que espero entonces? Supongo que poder irme a dormir tranquila, sabiendo que sabeis que no soy tan tonta como parezco, ni una hipócrita que se calla y sigue lanzando besos sin saber muy bien lo que hace.