conversaciones con el espejo

Mastícalo despacito y trágatelo con un poco de vino. Fúmate un cigarro y encájalo con arte, chica.

No vale la pena montar un drama. Las cosas no siempre salen como a una le gustaría, por mucho que te esfuerces, por muy a huevo que se supone que lo tengas.

¿A que jode? Pues eso, a joderse.

Venga, nena, quítate esas ganas de llorar. Sólo es la cebolla de la comida. Porque… No estarás enfadada, ¿no?. No sacas nada con enfadarte. Ahora mismo estás sola… Bueno, tampoco es tan malo.

Mañana no lo estarás, al otro si, y así pasan los dias. Cuenta hasta cien y te habrás muerto, y todo esto importará un carajo.

Huyamos, leamos algo gracioso, vamos a perdernos, y mañana a ver por donde sale el sol. Las canciones tristes no sirven, es lo peor que puedes hacer.

Y siempre haces lo que no debes…

Anuncios

Mientras uno de los dos quiera

PwaVq6UoWwjN2kn-vl2aWjxbm873jSjn7IMgx3-PSoDoqxRH-NeeApbwnzM4IW7f7VkpTecLTKHJUt6vHB9yJarTfrUpzoQuES41NS7y1ft1zs95v5mgQrlLbNyFDfyM9z4VPz7TmBJKAKX

 

Te observo de lejos
te enfadas, te ries,
 tus palabras, torrente de sentimientos
contrarios, ajenos,
y en el fondo, aunque no me guste,
cercanos.


Me acerco, me observas,

me sigues, te pierdes,
ahora me acaricias, ahora me ignoras
no te gusta lo que oyes y sin embargo…
escuchas.


Me ofreces tu mano, yo me escondo

entre las palabras sin sentido,
tú me buscas, me encuentras…
das media vuelta y te alejas.


Te busco, te provoco,

me sigues el juego hasta que te cansas,
sigues tu camino, sigo el mio,
 hasta que de nuevo se cruzan
sonrisas, enfados,
y a empezar de nuevo
mientras que uno de los dos quiera.