En la oscuridad

Escondida, me escabullo
de la vista, me escondo en la oscuridad y espero a que pase la tormenta. Me
oculto de un mundo que me fascina y me aterroriza a partes iguales, me escudo
en las sombras, y espero tranquila lejos de todos.

Pero allí, aquí, en el
refugio tranquilo y sombrío, tengo tanto tiempo para pensar… ¿Cómo sería tener
el valor suficiente para salir a la luz?

A veces me tienta la
idea, y escribo cuentos que mando al exterior, para los que viven en la luz,
los valientes, no se olviden de mí.

Uno de esos cuentos te
llevó hasta aquí.

“Te tengo” Apenas
susurraste cuando al fin conseguiste asir mi mano en la oscuridad.  No, no me tienes, pero es tan hermoso que
pienses eso…

Sonreí. No lo viste,  ¿Cómo podrías?, pero lo hice. Y tú lo
escuchaste, como el que escucha el aleteo de una mariposa al otro lado del
mundo.

No quiero ser rescatada,
pero tu determinación es tan fuerte, y las ganas de probar algo de la luz que
traes contigo son tan insoportables…

Imaginé otro cuento, y te
lo hice llegar. Un papel blanco con letras impresas, saliendo de mi oscuridad. ¿Crees
que puedes manejarte bien aquí? ¿De veras crees que sabes?

Cuanta arrogancia, y sin
embargo, volviste a guiarte por el latir sosegado de mi corazón, y volviste a
encontrarme.

“Cualquier día no sabrás
regresar” Te advertí, pero tú volviste a pronunciar tus palabras favoritas, sin
pararte a pensar quién tenía a quien.

“Si quieres, siempre
sabré encontrarte”.

Volví a reprimir una
carcajada. Los seres de luz siempre pensais que podeis con todo… Mis labios en
la entrada de tu oído puedo jurar que te sobresaltaron “Siempre voy a querer
que lo hagas, pero ten cuidado”

Me muevo bien en la
oscuridad. No me importa el calor, ni el frío, ni la humedad. No quisiera que
te perdieras aquí por mi culpa, pero puedo intuir tu fuerza, y es insoportable.
Mis dedos se posan en tus labios, los acarician y los hacen enmudecer.

No sabes lo que dices,
pero ahora mismo… Los atrapas y los lames, y no puedo decirte que no. De
acuerdo, escribiré algo para ti si te vas ahora, pero no esperes que lo vuelva
a repetir.

Imagina una historia en
la oscuridad. ¿Cómo podría ser? Seguro que tan solo puede contar dos cosas.
Miedo irracional a lo que no se ve, o el deseo de acariciar al monstruo de
debajo de la cama.

Tus ojos se cierran en la
oscuridad, lo noto como el que siente que alguien le está mirando. Esperas mi
próximo movimiento, y no lo voy a hacer esperar. Deslizo mis dedos empapados de
tu saliva por tu cuello, recreándome en cada textura de tu anatomía. Aspiro el
aroma que se desprende de tu cabello, y puedo notar tu espalda pegada a mis
pechos.

Me molesta tu ropa,
diseñada para pertenecer al mundo de la luz, donde todo el mundo puede
verte.  Te deshago de ella poco a poco.
La tela traspasa tu cabeza, baja por tus piernas. No sé si seremos capaces de
encontrarla después, pero no creo que eso te preocupe demasiado ahora mismo.

Mis labios recorren el
camino que ha marcado, y te noto temblar, no sé si de miedo o de deseo.

Esto no lo esperabas,
pero se necesita para poder escribirlo después. Para que no te olvides de mí.

Me empujas contra una
pared. Siempre queriendo llevar la voz cantante. De acuerdo, hazlo. Atrapa mi
cuerpo, si es lo que quieres.  Clávame
los dientes en el cuello y haz que todo termine rápido. Acaricia mi piel. Es
suave, y blanca como el papel que utilizaré para escribir nuestra historia.
Imprime la tuya, si quieres, escribe con tu lengua todo lo que nunca te has
atrevido a contar, o a decir.

El aire se escapa de mis
pulmones cuando tu cuerpo presiona sobre el mío. También de los tuyos en un
jadeo animal que precede el fin del cuento.

Las piernas enredadas en
tu cintura, las manos asiendo tu nuca, no puedo evitar pensar que éste es el
único momento en el que me tienes de veras, pero tú no dices nada. Atraviesas
mi cuerpo con el tuyo, me arrancas una sinfonía de gemidos y de repente, todo
acaba.

Yaces a mi lado en la
oscuridad más absoluta, desnudo y perdido.

“Te tengo” te susurro
mientras te vuelvo a vestir despacio.
Mañana te despertarás en tu cama, y no sabrás si ha ocurrido de
verdad.  Encontrarás el cuento, pero
sonreirás, pensando que sabes leer entre líneas, que conoces la oscuridad tan
bien como yo.

Bien, no me importa. Siempre
sabré mandarte de vuelta, siempre podré disfrazar la realidad con la ficción, y
lo real con lo imaginario. Siempre podré llevarte de la mano por las tinieblas
de mi mundo, y dejar que pienses que eres tú el que me encuentra.

 

Anuncios

Negación

El corazón latiendo fuerte.

¿Qué es lo que ocurre? Se mira en el espejo y no se ve. No, esa persona no es ella. De ningún modo.

Es esa extraña sensación de nuevo.” ¿Qué es lo que he dejado por hacer, o qué es lo que he hecho de más?” se pregunta angustiada, mirando alrededor, como si los muebles, o el silencio, o la soledad del momento pudiesen ofrecerle una respuesta.

Música. Sí, la música apacigua a las fieras, y necesita domarse de nuevo.  ¿Pero cuál ha sido el exceso? ¿Tal vez hablar demasiado? Sí, tal vez, da igual…

Música. Música suave, envolvente.  Tal vez sea bueno dejar que ahora sea esa voz la que tome el control.

Se cierran los ojos casi involuntariamente y deja caer ese cuerpo que por alguna razón no le pertenece esa mañana sobre el sofá del salón, frío e impersonal. 

Hay que domar el pánico, hay que volver a tomar las riendas de la situación de nuevo. No hay nadie enfadado, no ha hecho nada… ¿O sí lo hizo?

Respira. Hay que obligarse a seguir respirando a pesar de la opresión en el pecho. ¿Qué es eso tan malo que hiciste, niña?

La respuesta sale por si sola de los labios entreabiertos de la imagen del espejo que se niega a desaparecer. Y entonces recuerda, allí, en la oscuridad del salón, con la música de fondo. Está volviendo a sentir algo más. Algo que no hubiese debido, algo que se prohibió hacía demasiado tiempo.

Sentir demasiado no es bueno, esa es la prueba.

¿Y ahora qué? Hay que desprenderse de ese trozo de humanidad que se le ha pegado y que no le pertenece. Ella no es así.

Control.  Ella siempre observa y nunca toma partido. Ella es así porque así es como debe ser.

Ha pasado tanto tiempo modelándose, privándose de hablar, de reír… Siempre en pro de una imagen que ahora la mira acusadora desde el espejo como una prisionera. ¿No era esto lo que ambas decidieron? Seriedad, responsabilidad y corrección. ¿No había sido ese el trato?

Un desliz. Sólo había sido una pequeñísima equivocación sin trascendencia. Sólo fue un baile en una pista colgada de su cuello. Luego una sonrisa, un “gracias” y la noche siguió como si nada.

Pero sí había pasado algo, ¿verdad? En cada nota estaba el olor que se desprendió de la base de su cabello, podía notarlo allí mismo, en el salón, escuchando la misma canción una y otra vez.

El calor de su piel a través de la ropa húmeda, el aliento cálido de que se escapaba de sus labios y correteaba buscando un lugar entre los cuerpos pegados donde esconderse para siempre, buscando no ser olvidado.

Se levantó de golpe y se enfrentó a sí misma. Olvídalo. Esa no eres tú.

Se dio la espalda una vez más, se metió bajo la ducha y dejó que el agua se llevase las ganas de recordarle, dejó que arrastrase el nuevo significado que había adquirido un nombre que ya conocía de antes, que desapareciera su olor y cualquier recuerdo que no pudiese controlar. 

Y cuando al fin se fue a su dormitorio para ponerse el disfraz de todos los días, ignoró la pequeña lágrima que se escapó de su reflejo, convenciéndose una vez más de que era lo mejor.

 

Nada personal

Rojo sangre, rosa, carmín. Rosa tatuada en un hombro blanquísimo, rosa con espinas entre las que se debate un cuerpo entre la vida y la muerte.
 
Carmín de labios gruesos, inexpresivos. Labios que apenas quince minutos antes provocaban un beso, una sonrisa, una noche de placer, y sin embargo…

Sangre que recorre unos dedos pálidos, que surge a borbotones de tres heridas de bala en el pecho del hombre que yace en el suelo.

Ella la recoge desde el borde de una de las lesiones como si nunca antes la hubiese visto, pero en sus ojos negros no hay expresión, tan solo la observa gotear desde la punta de los dedos e impactar en el rostro del hombre.
Indiferente, juega con el líquido bermejo a la espera de que la muerte quiera llegar.
“No es nada personal” La voz de la chica responde a la pregunta muda que lanza el futuro cadáver, rebota en las paredes del oscuro callejón que los envuelve y la hace irreal a los oídos que pronto dejarán de cumplir su función “Si no hiciese tanto frío, ya estarías muerto. Siento que haya tenido que ser aquí”
El crujido del cuero del abrigo al inclinarse sobre él es lo último que el hombre puede oír, su cara pálida enmarcada por cabello negro, lo último que ve.
“Sabes que en el fondo, ha sido culpa tuya. Ya sabes quien te envía sus saludos”

Cuando el postrero suspiro es exhalado, ella se limpia en los pantalones del cuerpo antes de cerrar los ojos inertes y colocar dos monedas antiguas, desaparece de escena, haciendo resonar sus tacones en la calle empedrada.
Cuando el trabajo está terminado, ya no hay más que hacer.

Un amigo en apuros es al fin y al cabo un amigo

Un amigo en apuros es al fin y al cabo un amigo, y eso no se tiene siempre.

Hay veces que no nos damos cuenta, pero no estamos solos, y la crisis es igual para todos.
 Ya se sabe que cuando se está triste  por algo, cuando se está desesperado, todo es oscuro y empieza a tener su atractivo el dormir eternamente con un sonrisa que diga “Al fin me vais a dejar en paz, bastardos”.

Tal vez eso es lo que quieren, nunca hay que dar el gusto, aunque el vacío te llame.
Sólo por joder, ya sabes para qué nos pusieron en este mundo.

Un amigo en apuros es, al fin y al cabo, un amigo, aunque no siempre está cuando se le necesita.

Hay que saber conformarse a veces.

Cuando los problemas no te dejan dormir, cuando los deseos duelen. En plena rabieta de niño pequeño, acuérdate de los que se hacen llamar amigo, y de los que se lo han ganado a pulso.

No siempre son los mismos.

No te puedo contar mucho más, aunque agradecería que me dejases apoyar la cabeza en tu hombro, en silencio.

A veces es necesario. y yo estoy tan cansada…
En días como hoy, el cielo es gris y el aire frío, y sólo quiero dormir un poco más.

Todos lo pasamos mal a veces.

No todo se arregla viendo el final de una botella de whisky, ni matando a los que te hacen retorcerte de rabia y dolor.

A veces, hay que ser malvado, aunque no tengas ganas.

Un amigo en apuros es, al fin y al cabo, un amigo, y hace todo lo que un amigo quiere hacer, por muy mal que le vaya.

Caminaré por la pared sólo para que sonrias, pero permite que me apoye en tí, que mis apuros se unan a los tuyos,porque tal vez así les encontremos solución.

A veces

Sí, no, a veces. Nunca he sido una calientapollas, te miro de lejos mientras sorbo la cerveza directamente de la botella y decido una vez mas mantenerme en mi sitio.

No pienso que sea ninguna parte de tu anatomía, no soy tan cruel conmigo misma.
En realidad con nadie, así que te miro de lejos y dejo que tu sonrisa apenas me roce.
Sí, deseo tenerte cerca..

Sí, deseo pasear contigo de la mano bajo la luna llena y hacer todas esas cosas que dicta el corazón.
Sí, quiero arrancarte la ropa, morder tu piel, atravesar mi cuerpo con el tuyo,  notar el aliento de tu boca entrar en la mía, retener tu cabeza entre mis piernas, alargar el momento de separar mi boca del tronco de tu pene y hacer todas esas cosas que dicta el deseo.
No, no quiero que te des cuenta, ¿Qué pensarías de mí? No deseo que me menosprecies al día siguiente, o que me susurres que no puede ser después de haber aspirado el aroma de tu piel, probado el sabor de tu lengua y la sal de tu sudor
A veces me limito a observarte, sólo a veces, y te dedico una sonrisa que casi siempre me es devuelta, y estrecho tu mano el tiempo justo para que no notes que la temperatura de mi cuerpo sube.

A veces te ignoro tras las luces de neón tan socorridas aún en estos tiempos que corren, y busco a Dios en el fondo de una botella por si tiene algún consejo que darme.
Sólo a veces me permito ser cruel conmigo misma, busco mi sexo imaginando que son tus dedos los que me hacen jadear, y sigo adelante un poco más triste tal vez, pero dura un instante, y ese instante no vuelve a repetirse.
Los hay parecidos, pero nunca es igual.
A veces me  pierdo, deseo que no me encuentres, juego a que no existo y entonces descubro lo cruel que puedo llegar a ser, machacándome con pensamientos que jamás revelaría a un sacerdote, por ser la opinión que menos me preocupa en el mundo.

Sí, no, a veces.

Eres todas las opiniones, eres todos los deseos, eres lo que me obliga a seguir, lo que me detiene.

Eres peligroso.
Me alejo una vez más, te observo desde la ventana de un bar cuando llegas, me mantengo a distancia cuando estás, te echo de menos cuando decides irte y no te recuerdo hasta la mañana siguiente.

Me alejo para que no puedas leer en mi mirada lo que no debes saber, o simplemente lo que no quiero que sepas, que viene a ser lo mismo.
Me alejo, resguardo tu inocencia, te protejo, me hago daño en silencio, entre sonrisa y guiño, espero, te escribo…

Sí, ahora te dedico estas líneas, aunque no creo que las llegues a leer, pero no lo descarto. Aunque me gustas así, pleno, libre, viendo cómo vas, cómo vienes, cómo me buscas cuando quieres y cómo desapareces cuando estás bien, y yo, encerrada tras un cristal, te ofrezco mi mano el tiempo justo para que no descubras que te deseo.

soberbia

Bien, vamos allá, que lo prometido es deuda. Esta noche vas a gozar de un privilegio del que pocos pueden presumir, esta noche te voy a dedicar unas líneas repletas de humedad, de soberbia, y es que te has ido a topar con una de las mejores manejando el teclado y las manos.
 
Una de las mejores enredando palabras y lenguas. ¿Por qué? Porque puedo. Simplemente. Tengo un rato para pensar en ti, para levantar tu ánimo, para plasmar en un folio en blanco todas tus fantasías y dejarte sin aliento a tantos kilómetros de distancia.

¿Cuántas chicas conoces capaces de hacer esto?
Verás, tengo la planta y la virtud, y la poca vergüenza de decirlo. Es una buena combinación que jamás vas a probar, pero sí puedes gozarlo. Simplemente léeme, imagina…

Imagina una habitación en penumbra, una botella de vino y una cama que no sé todavía si tocaremos.
 
¿Qué si quiero tener sexo contigo? No, quiero más que eso. Quiero tu sonrisa, tu alma, tu lealtad y tu admiración. Quiero oír cómo se te escapa el aliento mientras lees, quiero que sientas sin querer mi calor, que desees saber si soy capaz de hacer aquello que escribo. Lo que quiero es que seas mío durante el poco tiempo que dediques a leer mi cuento, nuestro cuento.
 
En la soledad de tu habitación, que saborees mis labios, que sientas mis manos recorriéndote, desnudándote, que te agarres a tu sexo deseando que sea mi aliento el que choca contra él. No dejes de leer, soy la única ahora mismo que te puede hacer estremecer frente a la pantalla de un ordenador, que puede hacer las distancias más cortas.
 
La pequeña princesa ha crecido, se ha hecho la reina indiscutible, al menos para ti. Reconoce que buscas mis textos como el que busca agua en el desierto y todo irá sobre ruedas. Reconócelo como yo admití en su momento lo contrario, y estaremos en paz.

Ahora ya me da igual escribir a hombres o a mujeres, o incluso a ti, que paradójicamente, es lo más difícil.  Ahora ya he aprendido a disfrutar escribiendo lo que me da la gana, y ahora mismo, lo que quiero es hacerte estremecer en tu silla, hacerte sudar sin tocarte, marcarte sin clavar los dientes y, sobre todo, que vuelvas a por más. Que el corazón te traicione, que tus ojos me busquen y que desees estar conmigo.

Sólo un párrafo más. Sólo una palabra en concreto (sexo), sólo una intención, sólo la promesa de que en otra ocasión me esforzaré más todavía, sólo esconder las intenciones tras la soberbia que he aprendido de ti.

chanson d’amour

Y  parar el tiempo antes  de que me mires. Evitar cruzarme con tus iris de color imposible para no quedar atrapada en ellos.
Parar antes de desear tu piel suave, tus labios gruesos o tu cabello de color del  fuego.  No hartarme de la rudeza y la sequedad de otras pieles… No, parar antes de querer acariciar tus pechos sobre una sábana blanca…
Y es que todo contigo son puntos suspensivos, todo es complicado, pero hueles tan bien que nada de eso importa. Da igual si está bien o no, si es lo que se debe hacer. Sé que debo perderme en tu interior, pero…
Parar el tiempo antes de que me mires, evitar cruzarme con tus iris de color imposible, sonreírte una vez más y echarme a los brazos duros y tostados que me esperan, alejarme antes de quedar atrapada por tu cabello, por tu suavidad.
Mirar por la ventana como te alejas, y como me sonríes, y yo sé, y tú sabes que el camino de huida es demasiado corto, que no se puede correr toda la vida…